El explorador lunar chino dejó la primera huella en la cara oculta de la Luna

137717919_15465637990461n.jpg

Imagen cedida por la Administración Espacial Nacional de China el 3 de enero de 2019 de una imagen tomada por la sonda lunar Chang'e-4 después de su alunizaje.

El explorador lunar chino, Yutu-2, o Conejo de Jade-2, dejó la noche del jueves 3 de enero de 2019 la primera huella de una nave espacial humana en la cara oculta de la Luna, después de separarse sin dificultades del módulo de aterrizaje.

El explorador tocó la superficie lunar a las 22:22 del jueves, dejando su primer huella en el suelo lunar. El proceso fue grabado por la cámara del módulo de aterrizaje y las imágenes fueron enviadas de regreso a la Tierra a través del satélite de retransmisión de datos "Queqiao", anunció la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA, por sus siglas en inglés).

137717919_15465637991891n.jpg
Primera imagen de la cara oculta de la luna tomada por la sonda lunar Chang'e-4, el 3 de enero de 2019 

Lanzada el 8 de diciembre de 2018, la sonda lunar china Chang'e-4, integrada por un módulo de aterrizaje y un explorador, aterrizó en la cara oculta de la Luna el jueves a las 10:26 de la mañana (hora de Beijing), convirtiéndose en la primera nave espacial que llega a la parte desconocida del satélite y que nunca se ve desde la Tierra.

Debido a que el ciclo de traslación de la Luna es igual a su ciclo de rotación, es una misma cara la que da siempre hacia la Tierra. La otra cara, la mayor parte de la cual no puede ser vista desde la Tierra, se llama “cara oculta” o “cara oscura” porque la mayor parte de ella no ha sido explorada.

137717919_15465637993081n.jpg
Técnicos festejan después del aterrizaje de la sonda lunar Chang'e-4, en el Centro de Control Aereoespacial de Beijing (BACC, por sus siglas en inglés), en Beijing, el 3 de enero de 2019. (Xinhua/Jin Liwang)

Después del exitoso aterrizaje, los expertos verificaron las condiciones del Queqiao, que significa Puente de las Urracas, el cual fue lanzado en mayo de 2018 para establecer un vínculo de comunicación entre la Tierra y la cara oculta de la Luna; el parámetro ambiental del área de aterrizaje, las condiciones del equipo de la sonda, así como el ángulo de la luz solar entrante para hacer los preparativos de separación del módulo de aterrizaje y el explorador, informó la CNSA.

A las 15:07, los expertos enviaron la orden de separación a la sonda a través del Queqiao.

137717919_15465637993561n.jpg
Técnicos del Centro de Control Aereoespacial de Beijing (BACC, por sus siglas en inglés) festejan después del aterrizaje de la sonda lunar Chang'e-4, el 3 de enero de 2019. (Xinhua/Jin Liwang)

Tras recibir la orden, el Yutu-2, ubicado en la sonda, desplegó su panel solar, extendió su mástil y comenzó a conducir con lentitud al mecanismo de transferencia, indicó el Centro de Control Aeroespacial de Beijing.

El mecanismo de transferencia se desbloqueó de acuerdo con lo planeado con un costado tocando la superficie de la Luna, lo que permitió al explorador descender a la superficie por la pendiente.

137717919_15465637993981n.jpg
Un proceso de aterrizaje simulado de la sonda lunar Chang'e-4 es visto a través del monitor en el Centro de Control Aereoespacial de Beijing, el 3 de enero de 2019. (Xinhua/Jin Liwang)

Chang'e-3, integrada por el primer explorador lunar chino Yutu y un módulo de aterrizaje, fue lanzada en 2013. Fue la primera nave espacial china en realizar un aterrizaje suave y en explorar un objeto extraterrestre.

Al igual que su predecesor, el Yutu-2, con capacidad para tolerar la presión del vacío, radiación intensa y temperaturas extremas, está equipado con cuatro cargas útiles científicas, incluyendo una cámara panorámica, espectrómetro de imágenes infrarrojas y dispositivos de mediciones de radar para obtener imágenes de la superficie de la Luna y analizar el suelo y la estructura lunares.

Fuente: Xinhua 04/01/2019


Contactanos

E-mail:admin@hryzx.com

Tiempo:9:00-18:00

QR code