Nuevas técnicas para garantizar la supervivencia de más pandas gigantes bebés criados en cautiverio

Nuevas técnicas para garantizar la supervivencia de más pandas gigantes bebés criados en cautiverio

Un criador de la Base de Investigación Chengdu de Crías de Panda Gigante, en la provincia de Sichuan, cuida a un cachorro de panda. (Foto por Chen Cheng para chinadaily.com.cn)

Este año nacieron en cautiverio cuarenta y ocho pandas gigantes en todo el mundo. Cuarenta y cinco están vivos, lo que eleva el número total a 548 pandas en cautiverio, dijo el subdirector de la Administración Nacional de Bosques y Pastizales, Li Chunliang, durante la Conferencia Internacional para la Conservación y la Cría del Panda Gigante y Conferencia Anual 2018 del Comité Chino de Técnicas de Cría del Panda Gigante celebrada en Chengdu, provincia de Sichuan, el 8 de noviembre.

Treinta y uno de los cachorros pertenecen al Centro de Conservación e Investigación de China para el Panda Gigante, once a la Base de Investigación de Chengdu de Crías de Pandas Gigantes y tres al Zoológico de Beijing, agregó Chunliang.

Organizadas por los gobiernos de las provincias de Sichuan, Shaanxi y Gansu, las conferencias reunieron a expertos de pandas nacionales y extranjeros para comparar notas sobre la protección y la cría de pandas, la prevención de enfermedades y la devolución de pandas a la naturaleza, entre otros temas.

Los participantes en las conferencias elogiaron la alta tasa de natalidad. En el pasado, era un problema frecuente que los pandas cautivos no tuvieran ningún deseo de aparearse y la supervivencia era difícil para cualquier cachorro que naciera, dijo Zhang Hemin, subjefe del centro de investigación.

En ese momento, los investigadores no entendían los hábitos de los pandas. Pensando que preferían una vida solitaria, los investigadores mantenían a los mismos aislados en pequeñas guaridas y los alimentaban solo con bambú. Como resultado, los pandas se deprimían, dijo Zhang.

Como solución, los investigadores brindaron a los pandas cautivos más oportunidades para comunicarse socialmente y jugar. Comenzaron a intercambiar las guaridas de los pandas con los del sexo opuesto para que se familiarizaran con el olor del otro.

En la naturaleza, los pandas comen bambú. Buscan las mejores plantas, aquellas que reciben la luz solar adecuada y brindan mejor nutrición. Dado que los investigadores no pudieron proporcionar ese tipo de bambú para los pandas cautivos, crearon una galleta rica en oligoelementos y vitaminas, explicó Zhang.

Los pandas salvajes se mantienen activos durante muchas horas al día. Para emular su entorno natural, los investigadores intentaron colocar las galletas en lugares que los pandas no podían encontrar fácilmente, con el objetivo de que se movieran. Para hacerlos jugar, congelaban las frutas antes de dárselas a los pandas. Así tenían que jugar con ellas hasta descongelarse para poder comerlas, siguió Zhang.

Anteriormente, muchos cachorros de panda recién nacidos morían a causa de abandono. Típicamente, la mitad de los recién nacidos son gemelos y la madre termina cuidando solo a uno. Primero intenta cuidar a los dos cachorros, pero varias horas después, al darse cuenta de que no podía, abandona a uno. Si intentara criar a los dos, ambos morirían, explicó el experto.

Los investigadores no sabían cómo manejar el problema del abandono, y la tasa de mortalidad era alta. Finalmente se decidieron por un método que era, en parte filantrópico y en parte engañoso. Le quitan al bebé abandonado y lo alimentan con leche; entonces, de vez en cuando lo intercambian con el cachorro favorecido. De esa manera, la madre cría, involuntariamente, a ambos.

Asimismo, la madre lame al cachorro recién nacido para limpiarlo, incluyendo su ano para sacar sus excrementos. Los investigadores aprendieron a usar hisopos de algodón para imitar a la madre en este procedimiento.

Todas estas medidas aseguraron la supervivencia de los cachorros, dijo Zhang.

Fuente: ECNS 09/11/2018

Contactanos

E-mail:admin@hryzx.com

Tiempo:9:00-18:00

QR code