Una pausa urbana con café y mascotas en pleno Beijing

Una pausa urbana con café y mascotas en pleno Beijing

(Fuente: Los Tiempos Menudos)

A medida que se va desarrollando el país, la capital china de Beijing, una ciudad de seis siglos de antigüedad, viene transformándose en una metrópoli gigantesca con más de 21 millones de personas.

La mayoría de sus habitantes viven a un ritmo vertiginoso, pero de vez en cuando, el fastidio de la vida urbana les hace desear una tarde tranquila en un sitio sereno, con un buen libro, un café delicioso y en compañía de animales amistosos.

Una pausa urbana con café y mascotas en pleno Beijing

(Fuente: Cortesía de DOUBLE)

Uno refugio espiritual para tomar una pausa es el café “Los Tiempos Menudos”, ubicado en un entorno tranquilo de los profundos callejones antiguos de Beijing. No hay letreros luminosos de neón ni música estruendosa. Sólo se espera con paciencia abrir la puerta a los visitantes.

A Chen Xuan, la dueña del café, le gustan las plantas, el jazz y los animales, los que le dan vida a la casa con techo de cristal. Con el slogan “un destino obligatorio para amantes de animales”, el café cuida tanto de sus clientes como de sus camareros felinos y caninos.

Una pausa urbana con café y mascotas en pleno Beijing

(Fuente: Los Tiempos Menudos)

A diferencia de los negocios que explotan e incluso abusan de los animales como atracción, cuando Xuan emprendió el proyecto del café con unos amigos, “contrató” a sus perros con el objetivo de pasar más tiempo con ellos.

“Al principio teníamos que pasar todo el día en el café, decorando, planeando, atendiendo al negocio... Me preocupaba que mis perros se sintieran solos cuando me esperaban en casa, y decidí traerlos al café para poder acompañarlos durante la jornada”, contó.

Cuando se abrió el segundo café en el mismo callejón, ella rescató a dos gatas embarazadas que dieron a luz a siete pequeños, por lo que se convirtió, accidentalmente, en un “nekocafé” o café de gatos.

Una pausa urbana con café y mascotas en pleno Beijing

(Fuente: Los Tiempos Menudos)

Un proverbio chino dice que “el perro trae buena suerte a la casa y el gato trae fortuna” y en el café Los Tiempos Menudos esto ha sido probado.

Cada vez más gente viene al café para disfrutar de los gatos y de los perros. “Para mí es un gusto poder compartir el amor y la ternura que me brindan los amigos animales y las plantas”, expresó Xuan.

“Cada uno de los animales tiene su cliente favorito, y viceversa, los clientes tienen sus compañeros de cuatro patas preferidos”, dijo sonriendo. “Se ve que hay mucho afecto entre ellos”.

Xuan dijo que en esta época de tantos cambios y ambiciones, sólo pretendía ofrecer un oasis en medio de la selva de cemento donde la gente pueda tener descansos breves pero preciosos.

“Bienvenidos a los Tiempos Menudos”, invitó.

 

Fuente: Xinhua 25/06/2018

Contactanos

E-mail:admin@hryzx.com

Tiempo:9:00-18:00

QR code